José Pertierra

José Pertierra es un abogado especializado en leyes internacionales e inmigración. Su bufete se encuentra en Washington DC

twitter: @guaguaP11

Washington insistirá en el cambio de régimen, con otra estrategia

Por David Brooks, La Jornada
Para el abogado José Pertierra –veterano analista de las relación entre Cuba y Estados Unidos– la histórica reapertura de las relaciones diplomáticas entre los dos países marca un giro en la estrategia de Washington, pero con los mismos objetivos de promover un cambio de régimen en la isla, aunque a la vez ofrece una oportunidad para aspirar a la normalidad y además es un prólogo de una muerte anunciada para el bloqueo estadunidense de más de medio siglo.
“Esto es un cambio de estrategia del gobierno estadunidense, pero el fin sigue siendo el mismo, que es derrocar a la Revolución Cubana. Y cuando ellos te dicen –y la han repetido mil veces incluyendo Obama– que la política anterior no ha funcionado, lo que quieren decir es que no han logrado derrocar al gobierno cubano. Ahora lo quieren hacer, pero con una diferente estrategia”, comentó en entrevista con La Jornada.
Pertierra, quien fue abogado de Elián González y más recientemente representante legal de Venezuela para perseguir judicialmente al líder terrorista Luis Posada Carriles (quien sigue libre en Miami), y que también participó en la campaña internacional para la liberación de los agentes antiterroristas conocidos como los cinco de Cuba, dijo que el cambio de estrategia estadunidense implica nuevos, pero a la vez, añejos desafíos para la isla.
“La estrategia estadunidense ahora es, a través del intercambio con Cuba, tratar de tener influencia en el pueblo cubano. Incluso, en las declaraciones oficiales del Departamento de Estado y de la Casa Blanca hablan de la necesidad del intercambio comercial con el sector privado en Cuba y también ampliar el flujo de información al pueblo cubano, porque la idea es ‘empoderar’ al pueblo cubano. Lo que quieren decir con eso es darle municiones y fuerza para que ellos se enfrenten al gobierno cubano, y que sean los cubanos quienes derroquen al gobierno. Esa es la estrategia, está muy clara”.
Pero Cuba, por más de cinco décadas, ha sabido cómo construir trincheras para defenderse del bloqueo estadunidense. Ahora, con estos puentes que está construyendo Obama, Cuba va a tener que aprender cómo lidiar con estos puentes, y lo va a saber hacer. El gobierno de EU piensa que va a poder entrar como Pedro por su casa con todo el comercio que le dé la gana, cuándo y cómo quiera, y eso no es así. En Cuba saben cómo limitar la influencia estadunidense porque hay valores en la isla que han sostenido al gobierno y a la Revolución Cubana por más de cinco décadas y allá la gente no quiere perder sus valores. Por ello, tengo confianza en que al igual que el bloqueo no funcionó para derrocar al gobierno cubano, tampoco van a funcionar para eso estos puentes que se está construyendo Obama.
Sin embargo, los puentes son bienvenidos, porque queremos aspirar hacia la normalidad. Veo que estos puentes van a contribuir para que se tumbe el bloqueo estadunidense hacia Cuba en el sentido de que se está creando una expectativa en EU de parte de empresarios estadunidenses para que levanten el bloqueo, porque quieren ganar dinero en Cuba, quieren hacer negocios ahí, y ese ímpetu lo que va a hacer es eventualmente tumbar el bloqueo.
La Ley Helms Burton, explicó, sigue imponiendo el bloqueo con toda una serie de restricciones y condiciones, y mucho de esto no puede ser cambiado por el presidente, sino que requiere un acto por el Congreso.
Sin embargo, Obama ha usado su potestad para ampliar las excepciones y modificar la forma en que se implementan o no las restricciones –y subrayó que puede hacer aun más bajo su autoridad ejecutiva en este sentido.
Comentó que está confiado en que esto procederá al recordar el famoso viejo lema de la cúpula estadunidense: the business of America is business. Eso será lo que se impondrá sobre los intereses de opositores cubanoestadunidenses, como los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, entre otros, ya que el sector empresarial estadunidense promoverá el desmantelamiento del bloqueo ante ambos partidos por el sencillo hecho de que el objetivo es ganar dinero.
Por eso concluye que el anuncio de Obama del 17 de diciembre de 2014 [de la intención de normalizar relaciones con Cuba] fue un prólogo de una muerte anunciada para el bloqueo.
Pero advierte: “Hasta que no se levante el bloqueo, hasta que el Congreso anule el bloqueo, y Estados Unidos deje de intervenir en los asuntos internos de Cuba –deje de pagarle a disidentes para que hagan su labor y abandonen la idea de que ellos tienen la potestad para derrocar el gobierno cubano y se den cuenta de que Cuba no le pertenece a Washington–, hasta que eso no pase, relaciones normales entre los dos países no pueden existir, van a ser anormales aunque va a haber una normalización de relaciones diplomáticas”.

Leave a reply